La repetición, la repetición, la repetición 

Data 2017
 

La repetición, la repetición, la repetición es una serie compuesta por tres imágenes fotográficas que utilizan grandes contrastes en blanco y negro y evitan las tonalidades medias, dando a la imagen una fuerza única. Como continuación de la serie La cabeza es el nuevo desnudo, la primera obra muestra el cuerpo femenino con la cabeza cubierta, de cara al espectador. La artista se fotografía a sí misma en una posición despreocupada ocultando su rostro como símbolo de introspección. En la segunda y tercera piezas de esta serie, el cuerpo se mueve hacia diferentes lados de la composición. Cada cuadro que compone la imagen se vuelve más pequeño, generando así una especie de abstracciones que sitúan el cuerpo sobre un fondo. En esta serie, la artista recurre a la serialización de la imagen, recurso heredado del pop estadounidense, para resaltar la idea de la desnudez como una de las grandes obsesiones humanas. Al mismo tiempo lo utiliza como recurso para generar una imagen fría, desprovista de cualquier interés que no sea la observación de un proceso que hace que el cuerpo mute a una forma abstracta.